¿Qué es la asbestosis?

La asbestosis es una de las de las enfermedades profesionales de naturaleza respiratoria que se encuentra dentro de la realización de trabajos en exposición a la inhalación de polvos de amianto. El asbesto también denominado amianto es el nombre de un grupo de minerales fibrosos que están presentes en la naturaleza. El riesgo que provoca el amianto está producido por la inhalación de las fibras que lo integran, siendo las de menor tamaño las que alcanzan las vías respiratorias inferiores. La longitud y configuración de las fibras, pequeño tamaño y forma larga y delgada, influye en su capacidad de penetración en las vías respiratorias, ya que pueden permanecer en suspensión en el aire durante mucho tiempo y por lo tanto pueden ser respiradas. Estas fibras una vez dentro de los pulmones, los mecanismos de defensa del organismo tratan de descomponerlas y expulsarlas, siendo muchas las fibras de amianto que consigue quedar dentro del cuerpo y permanecer en él, llegando con el paso del tiempo a provocar inflamación y cicatrización de los tejidos.

La asbestosis, por tanto, se define como una forma de fibrosis pulmonar intersticial causada por la exposición prolongada al amianto.

El amianto por sus características, es resistente al calor, a la corrosión, es incombustible, un buen aislante térmico, absorbe el ruido, resistente a la abrasión, a las temperaturas, a la electricidad, a los agresivos químicos, etc. ha sido utilizado, a menudo en el pasado, en la industria automovilística para fabricar frenos de automóviles, en la construcción como material de aislamiento, en el cemento, en baldosas, materiales para paneles de yeso, etc. por lo que son muchos los trabajadores de sectores como el de la construcción que presentan enfermedades profesionales relacionadas con el amianto. En este sentido, Cubiertas Estévez es una de las empresas más especializadas en la rehabilitación y reparación de cubiertas y tejados, que ofrece una doble garantía de calidad, la del fabricante y su garantía de instalación por 10 años. Además, cuenta con el uso de los materiales más punteros del mercado, por lo que su recomendación es garantía de éxito.

Los síntomas y signos clínicos de la asbestosis son dificultad para respirar, tos persistente y seca, perdida de apetitito con el consiguiente adelgazamiento, agrandamiento indoloro e insensible de las puntas de los dedos de las manos y de los pies, lo que se denomina acropaquia o dedos en palillo de tambor, dolor u opresión en el pecho, etc. Por lo general, la dificultad para respirar, es el primer síntoma que se presenta, si bien los síntomas en esta enfermedad son de aparición tardía, ya que pueden llegar a pasar entre 15 o 20 años y pueden continuar presentes aun cuando haya cesado la exposición al amianto. Por lo tanto, como medidas preventivas se pueden señalar:

– la interrupción de la exposición.

– dejar de fumar. Muchos estudios han demostrado que la combinación de fumar tabaco y la exposición al asbesto es especialmente peligrosa.

– vacunación antineumocócica.

El diagnostico se basa en los antecedentes de exposición al amianto, junto con una radiografía o la TC de alta resolución y solo rara vez requiere biopsia pulmonar para confirmación.

La asbestosis es una enfermedad irreversible, progresiva e invalidante, si bien el pronóstico varía de unos pacientes a otros, algunos no presentan demasiados síntomas, mientras que otros desarrollan una dificultad para respirar progresiva que llegar a convertirse en una insuficiencia respiratoria de intensidad variedad pudiendo complicarse con una insuficiencia ventricular derecha o provocar tumores malignos como cáncer de pulmón, por lo que al amianto se le considera como un cancerígeno de primer nivel.

En la actualidad no existe un tratamiento específico. La detección de la enfermedad conduce al uso de terapia con oxígeno y al tratamiento de la insuficiencia cardiaca. La rehabilitación pulmonar puede ser útil para los pacientes con discapacidad por esta enfermedad.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) actualmente unos 125 millones de personas de todo el mundo están expuestas al amianto en su lugar de trabajo y esto provoca que anualmente mueran en el mundo 107.000 personas por cáncer de pulmón, cáncer de pleura y asbestosis.

Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el Trabajo

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) proclamó el día 28 de abril de cada año como el Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el Trabajo con el fin de promover la prevención de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales en todo el mundo, logrando así un trabajo seguro, saludable y digno. Este año 2021, la campaña lleva el nombre de “La violencia y el acoso en el trabajo”, con ello se pretende dar a conocer y concienciar a la población para que estos hechos no vuelvan a repetirse.

Deja una respuesta