10 consejos para aprobar selectividad con buena nota

Los exámenes de selectividad son los más temidos por los estudiantes, ya que si quieren optar a estudiar una carrera es determinante en su futura elección, por lo que puede producir muchos nervios y estrés entre los adolescentes. Por este motivo te vamos a proporcionar algunos consejos para sacar la mayor nota en tu prueba de acceso a la universidad.
isotipo

Los exámenes de selectividad son los más temidos por los estudiantes, ya que si quieren optar a estudiar una carrera es determinante en su futura elección, por lo que puede producir muchos nervios y estrés entre los adolescentes. Por este motivo te vamos a proporcionar algunos consejos para sacar la mayor nota en tu prueba de acceso a la universidad.

  1. Descansa bien

“El descanso es un factor fundamental para poder aprovechar al máximo las horas de estudio. Pero también la noche antes del examen. Y es que los nervios son normales, pero es importante dormir bien para estar concertado y fresco durante la prueba”, explican desde Preparador de Oposiciones de Secundaria de Bilogía y Geología.

Y es que sí, el descanso es el punto más importante tanto por la noche como por el día entre las horas de estudio por lo que vemos necesario explicarlo el primer punto y dejarlo claro desde el principio. Debes dormir lo necesario, se recomienda entre unas siete u ocho horas al día, para descansar mejor deja las pantallas electrónicas media hora antes de irte a dormir y lleva una rutina nocturna que te ayude a relajarte. Por el día será necesario combinar pequeños y frecuentes descansos con otros más duraderos y puntuales. Los espacios de descanso más largos puedes emplearlos en salir a tomar algo, hacer ejercicio, hablar con amigos o cualquier actividad que ayude a despejar tu mente y no estar encerrado todo el día en casa. Un buen descanso te ayudará a no estar saturado durante el tiempo de estudio, así este será más eficiente ya que estarás más concentrado.

  1. Elige bien las pruebas de la fase específica

Antes de realizar la prueba de Selectividad deberás elegir las materias de la fase específica a las que te vas a presentar ya que la ponderación de cada materia varía en función de la carrera que quieres estudiar y de la comunidad en la que lo vas a hacer. No te debes preocupar de la fase general ya que viene determinada por la comunidad autónoma en la que estudies.

  1. Planifícate bien

La planificación es imprescindible a la hora de prepararte el estudio ya que tienes pocos días para repasar todo el temario dado durante el curso y podrás evitarte algún que otro agobio por la falta de tiempo.

Primero haz una lista con todo lo que tienes que estudiar para así saber en qué temas hacer mayor hincapié. De esta manera estarás viendo todo junto y te ayudará para realizar un horario. Puedes apoyarte en herramientas digitales como Excel o plantillas online, aunque también puedes utilizar ‘planners’ en papel o hacerte tus propias tablas.

Para realizar estos horarios es aconsejable enfocarlos a las horas en las que realizarás tus exámenes ya que de esta manera ayudas al cerebro a acostumbrarse a estar activo y trabajar durante esas horas. Acuérdate de introducir los tiempos de descanso y respetarlos, estudiar más no significa adquirir mejor los conocimientos.

  1. Haz exámenes de años anteriores

Para prepararte los exámenes una de las mejores cosas que podrías hacer es realizar exámenes de años anteriores ya que te prepara para el formato de la prueba que varía al que nos tienen acostumbrados desde bien pequeños en el sistema educativo. Además, te ayudará para repasar el temario de una manera más amena que simplemente leer de nuevo el contenido.

Y cuando hagas los exámenes intenta replicar la prueba en todo, hasta en el tiempo. Porque aprender a calcular el tiempo y distribuir los minutos entre los ejercicios también te ayudará a realizar un buen examen.

  1. Realiza esquemas para repasar

Una manera de repasar el contenido los últimos días es realizar esquemas con palabras claves o iniciales para así hacer un repaso rápido de lo más importante o lo que consideres que te ayuda a acordarte del resto del tema. Además, tanto si tienes buena memoria fotográfica como lingüística podrás retener dichas palabras, teniendo menos contenido en tu cabeza, y desarrollar el resto de las oraciones y conectores mientras realizas el examen.

Estos esquemas también pueden ser muy útiles en materias prácticas. Por ejemplo, en Economía o Matemáticas puedes hacer esquemas con las principales fórmulas.

  1. Lee bien las preguntas del examen

En el momento de recibir el examen primero escucha las instrucciones del examinador, después lee muy bien las preguntas para saber qué te piden exactamente en cada enunciado. Porque un fallo de lectura puede suponer un grave error al responder por algo en lo que realmente no habían preguntado. Así que lee varias veces cada pregunta.

  1. Elige bien la prueba o las preguntas

Normalmente en los exámenes de Selectividad los estudiantes pueden elegir la prueba. Antes había dos modelos de examen, cada uno con una serie de preguntas. Y los alumnos elegían entre la opción A o la opción B, teniendo que responder a todas las preguntas de la opción para poder sacar un 10.

Sin embargo, con motivo de la pandemia esto ha cambiado. Ahora los alumnos pueden elegir las preguntas que mejor se sepan, siendo todas las preguntas susceptibles de ser elegidas, tal y como explican en un artículo de Actualidad Docente.

Por lo que es importante elegir bien la prueba y las preguntas. Escoge las que estés seguro que te sabes para poder sacar la mayor nota posible.

  1. Piensa bien las respuestas

Una vez elegidas las preguntas piensa en tu cabeza de manera esquemática lo que quieres escribir y organízalo. De esta manera evitarás tachones, repetir conceptos y hacer un desarrollo más rápido de las respuestas.

  1. Mantén la calma

El último consejo quizás sea el más obvio y difícil de aplicar, pero después de realizar la prueba completa de acceso a la universidad te darás cuenta la importancia que tiene, incluso mientras realizas dichos controles. Este consejo es el de mantener la calma, recuerda son unos exámenes más en los que se te evalúa de lo dado durante el curso y lo más probable es que se parezca a los que ya hayas realizado en tu instituto.

Ponerte nervioso solo ayudará a que el examen te salga peor y puedas quedarte en blanco o comerte fallos tontos que en un estado de calma no los hubieras hecho.

  1. No pierdas la positividad

Es probable que algún examen no te salga como esperabas, pero tienes que recordar que la nota se realiza con la media de todas las pruebas por lo que cuentan todos exámenes, así que si un examen no te ha salido como esperabas no te preocupes. ¡A por el siguiente!

Comparte: