12 consejos para dejar tu ropa impecable

Todos sabemos que hacer la colada es algo más que meter la ropa en la lavadora y añadir detergente porque puede haber manchas en las prendas, de sudor, sangre, grasa, vino… que son rebeldes y difíciles de limpiar. Para todas aquellas personas que se estrenan en las labores de mantenimiento de una casa vamos a ofrecerles una serie de pequeños consejos que harán posible que con un mínimo tiempo de dedicación a esta tarea la ropa se mantenga limpia y en perfecto estado como el primer día.

  • En primer lugar, se debe leer la etiqueta de lavado de cada prenda, esto nos proporcionará información sobre la composición de la prenda y cómo se debe proceder con la limpieza según de qué tipo de tejido se trate.
  • Organiza y separa por colores. Procura siempre separar la ropa por colores, tejidos o grado de suciedad. Los blancos o colores claros por un lado y las prendas con colores más vivos u oscuros por el otro, esto permitirá que las prendas luzcan siempre más vivas, a la vez que se evitan sustos o situaciones inesperadas con desteñidos.
  • Al lavar las prendas en la lavadora, el roce continuo de unas prendas con otras o el contacto con el tambor de la lavadora y los detergentes fuertes hacen que las prendas se desgasten, para evitarlo dale siempre la vuelta a todas las prendas y lava siempre del revés, este sencillo gesto es importante para mantener intactos los colores de la ropa, sobre todo en pantalones vaqueros y ropa negra.
  • Los tejidos de algodón suelen encoger con el agua caliente, por lo que es aconsejable lavarlos en agua fría. Los tejidos con alguna proporción de poliéster o nylon son resistentes, se deben lavar con agua fría y tenderlos a la sombra. La seda y el lino no admiten temperaturas altas ni centrifugado y debe plancharse sin vapor. El lino es preferible lavarlo a mano y a 40 º.
  • Utiliza el programa rápido de lavadora para lavar tu ropa de diario, prendas delicadas o el uniforme de trabajo de todos los días.
  • Con el tiempo, algunas prendas tienden a amarillear. Recupera su blanco original con bicarbonato, leche, vinagre o zumo de limón. Una opción es dejarlos en remojo durante una hora en un recipiente con tres cucharadas de bicarbonato disueltas en un litro de agua templada, a continuación, lava como siempre en la lavadora.
  • Para neutralizar el olor a sudor en la ropa no tenemos más que mezclar medio jugo de un limón con la misma cantidad de agua y aplicarlo en la axila de la prenda con una esponja o un paño humedecido con la mezcla. Dejar que actúe durante quince minutos y a la lavadora.
  • Si la mancha es de grasa o aceite debemos recurrir a los polvos de tacto y espolvorearlos sobre la mancha para que la absorban. Es importante dejarlos actuar, al menos durante un día.
  • Las manchas de sangre suelen ser las más difíciles de retirar. Poniendo un chorrito de agua oxigenada en la zona afectada y dejándolo en reposo una media hora para que actúe, no quedará ni rastro.
  • Añadiendo agua oxigenada a la lavadora conseguirás que el resultado tras lavar las cortinas sea de un blanco espectacular. Una vez lavadas si se cuelgan todavía húmedas quedaran completamente lisas y así evitaremos su planchado.
  • Los edredones y nórdicos, por su tamaño, quizás no quepan en la lavadora por lo que la mejor opción es llevarlos a la tintorería. En este sentido, nosotros os recomendamos que recurráis a Lavatur, puesto que además de ser una empresa española, lo cierto es que goza de una gran reputación entre sus clientes por la calidad de sus servicios.
  • La ropa delicada como sujetadores, medias, seda… es mejor lavarlos a mano, pero si no hay tiempo para ello, en el mercado existen unas bolsas especiales para su lavado en lavadora… “et voilá”, asunto resuelto.

¿Cómo guardar las toallas en el baño?

A todos nos resulta muy agradable cuando entramos en un baño y lo vemos perfectamente limpio y ordenado, y una cosa que siempre nos gusta es ver las toallas perfectamente colocadas, para lograrlo lo mejor es doblarlas por la mitad haciendo un cuadrado, luego se vuelve a doblar por la mitad en la parte corta, cogiendo el otro extremo y doblándolo hasta la mitad y repitiéndolo. Las toallas de mano se pueden enrollar y colocar dentro de un cesto, quedaran muy vistosas.

Consejos para comprar limpieza online

El catálogo de productos de limpieza en el mercado nacional e internacional es sumamente grande. A diario nacen nuevos productos y todos dicen que nos ayudarán a realizar mejor la limpieza de nuestro hogar, fábrica u oficina.

Con estas condiciones, parece complicado ir al hipermercado y encontrarnos con una góndola de limpieza. Factores como no decidirse o contar con poca información hace que sea bastante complicado elegir de forma segura.

Vamos con algunos útiles consejos o información que ayudará a elegir los productos que adquirir:

Hay que intentar no elegir productos que tengan etiquetas donde aparezcan palabras como “corrosivo” o “venenoso. Puede parecer algo evidente, pero muchas veces dejamos pasar estos consejos. Hay productos que para quitar el óxido en los hornos tienen etiquetadas este tipo de palabras.

Hay que elegir siempre que se pueda por los productos que están concentrados. Lo que hacen es reducir el impacto en el ambiente de los envases y con los que ahorramos si lo comparamos con otras alternativas que no son tan concentradas. Con todos estos productos hay que ser precavidos y usar cantidades que se recomiendan para la dilución.

Por todo ello hay que dejar de utilizar productos que tengan fragancias artificiales. El caso es que se suelen elegir por la gran sensación de limpieza que dejan sus fragancias, siendo preferible elegir los productos que dispongan de una reducida cantidad de compuestos orgánicos de carácter volátil. La fragancia de carácter artificial de los productos pasa a evaporarse y pueden terminar causando irritaciones de carácter respiratorio o desencadenar asma.

No hay que obsesionarse con los denominados agentes antibacterianos. Los productos con adición de estos agentes no tienen eficacia contra la gripe o demás virus como se piensa.

Son productos que no tienen más protección si lo comparamos con el clásico jabón común. Hablamos de esa clase de ideas falsas que hacen que paguemos más dinero del que se debe gastar.

Fundamental utilizar desinfectantes cuando se necesite. Para ello tenemos que tener la seguridad de que se usa de forma correcta y saber que esta clase de compuestos es bueno para limpiar, pero también de gran toxicidad, pues se diseñan para matar organismos vivos.

Con toda la información que tenemos, es más fácil adquirir productos de limpieza, para así tener más capacidad de juicio para todo lo que pueda beneficiar a nuestro hogar, fábrica u oficina.

Cómo utilizar los desinfectantes correctamente

Cuando se quiere que las cosas queden bien desinfectadas, hay que pensar en los siguientes factores. Vamos con los siguientes puntos:

Principio general

Algo que podríamos decir que es normal universal para usar los desinfectantes, es que hay que contar con las herramientas más adecuadas para hacer un buen trabajo. No nos olvidemos que puede pasar que los gérmenes sean cautos y cuidadosos. Existen desinfectantes que se han diseñado de forma específica para luchar contra las bacterias y así tener un efecto limitado para luchar contra los virus, además de otros que luchas contra una gran catidad de virus diferentes.

Las tres reglas básicas

Hay que saber utilizar bien los desinfectantes para aplicarlos bien, pues como nos dicen desde Stocknet Valles es la mejor manera de saber provecho. Por eso este motivo es tan importante una buena utilización. Vamos con ellos:

Humedecer Todo

Hay que tener claro que los desinfectantes actúan únicamente donde se aplican. Pensemos que existen superficies que se deben rociar totalmente a fin de limpiarlas. Hasta los objetos que son huecos se deben sumergir en una solución desinfectante.

Cuando los productos de limpieza no llegan a todos los sitios, no se puede hacer más, salvo quitar la suciedad antes de desinfección. En este sentido, lo mejor es usar agua.

Tiempo de actuación

Algo que debemos saber es que los desinfectantes actúan únicamente por un tiempo determinado. Existen gérmenes que son bastante resistentes. Los ingredientes precisan de un tiempo concreto para actuar y así poder desplegar los efectos. Así deben seguir los tiempos que indiquen las etiquetas para cada producto desinfectante. Dependiendo del desinfectante, las indicaciones van a ser distintas.

Dosis correcta

Los desinfectantes son eficaces, pero utilizando las dosis necesaria. Hay soluciones que son concentradas y otras que no, listas para utilizarse. Los desinfectantes que están concentrados, deben diluirse antes de que se utilicen.

Cuando se usa una dosis no muy fuerte, el desinfectante no funciona. Cuando la concentración es muy alta, se irá formando una película o la superficie puede llegar a estropearse por los ingredientes abrasivos.

Fecha de caducidad

Muchos de los desinfectantes disponen de fecha de caducidad. Si se usa el producto una vez pasa esa fecha deja de ser seguro, por lo que es mejor comprobarlo antes de utilizarlo.