¿Cómo garantizar la seguridad de un hogar con niños?

No hay nada tan emocionante e ilusionante como la ansiada y deseada llegada de un bebé a la familia. La alegría, la ilusión, la emoción y la felicidad nos invade, todo nuestro mundo se revoluciona y gira alrededor de este nuevo miembro que llega para ser nuestra estrella en el cielo, un milagro único e imposible de repetir, y por él rehacemos nuevos planes de futuro, iniciamos nuevos proyectos, porque este nuevo ser llega para llenar de felicidad nuestro mundo, nuestros corazones y nuestra vida, porque él ya está aquí… y nosotros, los padres, desde el primer momento nos volcamos en que tenga su propio espacio en el hogar. Para ello comenzamos con la mayor ilusión del mundo a planificar y amueblar lo que va a ser el dormitorio infantil, intentando escoger el mobiliario que mejor se adapte a sus necesidades, que sea el más adecuado, sin olvidar el objetivo principal, que es la seguridad de nuestro hijo.

Por ello a la hora de adquirir el mobiliario infantil, además de tener en cuenta cuáles son los materiales más recomendables, debemos fijarnos en los siguientes puntos:

– Elegir un mobiliario que esté pintado, barnizado o lacado siempre con productos no tóxicos, puesto que los niños tocan, mordisquean y tienen por costumbre llevarse a la boca todo aquello que se encuentra al alcance de su mano.

– Que el mobiliario sea de calidad, que no tenga astillas o elementos que se puedan desprender. En la actualidad, el mercado de mobiliario de segunda mano está experimentando un gran auge, y el del mundo infantil todavía mucho más debido al poco tiempo de uso de cunas, tronas, parques, sillas de paseo, sillas de coche, etc., por lo que es cada vez mayor el número de familias que eligen esta opción. En el hipotético caso de que optemos por elegir un mueble de segunda mano se debe inspeccionar a fondo para que esté en perfectas condiciones.

– Que los bordes o cantos sean redondeados, que no tenga esquinas, aristas o terminaciones puntiagudas, donde el niño se pueda golpear o lastimar. En caso de presentarlas, en el mercado existen unos protectores para las esquinas que se pueden colocar.

– Asegurarse de que los tiradores o cualquier otro elemento de pequeñas dimensiones no se puedan desenroscar o soltar.

– Los cajones deben estar provistos de topes o cierres de seguridad para evitar que el niño pueda abrirlos y que se le caiga encima.

– La cuna es un elemento esencial en cualquier habitación infantil, sus barrotes deben contar con una distancia máxima de separación, con el fin de evitar que el niño pueda introducir la cabeza entre ellos y quedar atrapado.

– En el caso de que la habitación disponga de cama, esta debe disponer de una barandilla con el fin de que el niño no pueda caerse de la misma, del mismo modo que procuraremos que esta no sea demasiado alta.

– Otro elemento a tener en cuenta a la hora de adquirir los muebles y con vista al desarrollo del niño, es que estos se puedan ir adaptando a su crecimiento. Actualmente existen en el mercado infinidad de modelos que se adaptan a las diferentes etapas de su desarrollo, desde su nacimiento hasta la adolescencia.

– Los armarios, estanterías, cómodas o cualquier otro elemento que se pueda balancear o venirse encima del niño, es indispensable fijarlo a la pared.

¿Con qué otros elementos de seguridad debe contar la vivienda?

– Se deben evitar cualquier tipo de adornos que se puedan caer, que se puedan desprender o que simplemente supongan un peligro para el niño, como por ejemplo los cordones de las cortinas.

– La puerta del dormitorio y las demás en general es recomendable que no tengan cierre para evitar que se pueda manipular y quedar encerrado. Del mismo modo se deben instalar topes en las ventanas para que no se puedan abrir y alejar de las mismas cualquier mueble o elemento al que el niño pueda subirse y alcanzar la ventana.

– Las escaleras suponen un peligro en potencia, instalar una barrera de seguridad evitará que el niño se acerque al borde. Del mismo modo, si vivimos en una vivienda unifamiliar con terreno, este debe cerrarse perimetralmente. En el mercado existen diferentes opciones, una de ellas son las celosías que presenta Cerámica a mano alzada, una tienda online de cerámica a mano alzada.

– Tapar los enchufes es sumamente recomendable, pues a los niños les gusta explorar y pueden introducir en ellos sus propios dedos, que si están húmedos de llevárselos a la boca pueden provocar una descarga. Asimismo, cualquier tipo de cable intentaremos ocultarlo mediante una regleta con el fin de evitar que tire por él.

Para ser un buen anfitrión en tu hogar siempre debes saber que copa has de poner

Muchos de nosotros disfrutamos cuando recibimos una visita en nuestro hogar y es que no hay nada mejor que la buena compañía para pasar una velada maravillosa. En este sentido, no importa que recibamos a familiares, amigos o a nuestra pareja y es que de forma inconsciente siempre trataremos de dar lo mejor de nosotros mismos para que los invitados se sientan como en su propia casa y se lleven un grato recuerdo de su paso por nuestro hogar. Sin embargo, en muchas ocasiones no sabemos que debemos de poner en la mesa para picar, no sabemos como debemos de colocar los cubiertos sobre la mesa o no sabemos que copas debemos de usar por lo que a lo largo de las siguientes líneas os queremos acercar un poco más a estas normas de protocolo y en el post de hoy nos centraremos en los diferentes tipos de copas que nos podemos encontrar en el día a día. Así que coged papel y boli que comenzamos a desgranaros los tipos de copas con los que nos podemos encontrar en nuestro día a día.

Quizá os pueda parecer una tontería, pero lo cierto es que mucha menos gente de la que creéis conoce como se han de poner las copas en casa. Y es que el orden, el modelo de copa y la cantidad que debemos de servir varía en función de lo que se sirva, como ocurre, sin ir más lejos con el vino o con los brandis. Pero antes de saber las cantidades, vamos a conocer un poco mejor las copas que nos podemos encontrar:

  • Copa Flauta. Se usa para servir el champagne. Al igual que ocurre con la copa Tulipán, su forma evita la pérdida rápida del gas.
  • Vaso Huracán. El vaso huracán (hurricane glass) tiene un aspecto muy atractivo, con forma de huracán y con una gran capacidad, es un recipiente perfecto para bebidas alcohólicas y cócteles tropicales, exóticos y con frutas que lleven importantes decoraciones. Es muy popular en el verano y en las playas, sobre todo para una piña colada o un chi-chi. Es un vaso cómodo llamativo y amplio.
  • Copa para Vino Blanco. La copa de vino blanco posee un cuello largo para que sea sostenida por allí y no modifique la temperatura en la que el vino se sirve. A diferencia de la copa de vino tinto esta es más corta. Es de cristal suave y claro. El recipiente en sí es amplio, abriéndose hacia arriba. Es un diseño moderno, ideal para saborear a fondo la frescura del vino blanco y de algunos cócteles.Tiene una capacidad de aproximadamente entre unos 175 y 235 ml.
  • Copa para Vino Tinto. Con un aspecto sólido, como para reflejar la fortaleza de un buen vino tinto, este vaso es apropiado también para los claretes. El borde es lo suficientemente ancho como para permitir que el vino pueda respirar sin mayores problemas. La copa de vino tinto, a diferencia de la de vino blanco, tiene un tamaño más amplio, es más ancha y su boca es más grande, lo que permite respirar mejor al vino, exhalando correctamente su aroma. Por otro lado, y ahora al igual que en la copa de vino de blanco, su cuello es largo para no permitir que el calor de la mano modifique la temperatura del contenido. Esta copa se utilizará en la elaboración de algunos cócteles. Su capacidad es algo mayor que esta última y ronda entre los 235 y los 295 ml.
  • Vaso Pilsen. El vaso pilsen es largo y ancho, es muy atractivo y se utiliza prácticamente en la gran mayoría de los casos para servir una buena cerveza, aunque también se utiliza para preparar algunos cócteles. Su base es amplia y resistente, de un vidrio fuerte, tiene un peso algo mayor que los que hemos visto en general y su capacidad es aproximadamente de entre unos 300 y unos 475ml. Debe tomarse por la base al presentarlo.
  • Jarra de cerveza. La jarra de cerveza (beer mug) esta hecha de vidrio grueso, es consistente y generalmente tiene un peso más grande que el resto de los recipientes. Es el recipiente típico para servir cerveza y generalmente se coloca unos minutos en el congelador antes de servir cerveza en él, lo que le brinda una leve capa de hielo, ayuda a mantener la frescura de la cerveza y principalmente, mejora la presentación haciéndola más atractiva y vistosa. Es larga, ancha y tiene un mango, su capacidad generalmente varía aproximadamente entre los 300 y los 450 ml.

Estos son solo algunos ejemplos de copas que nos podemos encontrar en el mercado, si bien es cierto que existen otro tipo de copas, cada una para una circunstancia especial. Así, si vosotros no queréis fallar, nosotros os recomendamos que os paséis por Giona company, donde encontraréis todas aquellas copas que necesitáis y es que ellos son especialistas en este producto, por lo que además de venderos lo que necesitáis os asesorarán acerca de cual es la mejor opción.

La jarra de café irlandés o vaso Toddy

La jarra de café irlandés (irish cofee mug) es el recipiente perfecto para bebidas y preparaciones que se sirven calientes, como por ejemplo el hot toddy o alguna bebida alcohólica con el típico y clásico licor irlandés Baileys. Es también una jarra relativamente amplia, tiene la medida justa para el tipo de bebidas en los que se utiliza y es cómoda, tiene un aspecto atractivo y posee un mango que cumple una importante función cuando se trata de bebidas calientes que generalmente llevan café, chocolate, cremas y licores. Su capacidad estimada se encuentra entre los 235 y los 300 ml.

12 consejos para dejar tu ropa impecable

Todos sabemos que hacer la colada es algo más que meter la ropa en la lavadora y añadir detergente porque puede haber manchas en las prendas, de sudor, sangre, grasa, vino… que son rebeldes y difíciles de limpiar. Para todas aquellas personas que se estrenan en las labores de mantenimiento de una casa vamos a ofrecerles una serie de pequeños consejos que harán posible que con un mínimo tiempo de dedicación a esta tarea la ropa se mantenga limpia y en perfecto estado como el primer día.

  • En primer lugar, se debe leer la etiqueta de lavado de cada prenda, esto nos proporcionará información sobre la composición de la prenda y cómo se debe proceder con la limpieza según de qué tipo de tejido se trate.
  • Organiza y separa por colores. Procura siempre separar la ropa por colores, tejidos o grado de suciedad. Los blancos o colores claros por un lado y las prendas con colores más vivos u oscuros por el otro, esto permitirá que las prendas luzcan siempre más vivas, a la vez que se evitan sustos o situaciones inesperadas con desteñidos.
  • Al lavar las prendas en la lavadora, el roce continuo de unas prendas con otras o el contacto con el tambor de la lavadora y los detergentes fuertes hacen que las prendas se desgasten, para evitarlo dale siempre la vuelta a todas las prendas y lava siempre del revés, este sencillo gesto es importante para mantener intactos los colores de la ropa, sobre todo en pantalones vaqueros y ropa negra.
  • Los tejidos de algodón suelen encoger con el agua caliente, por lo que es aconsejable lavarlos en agua fría. Los tejidos con alguna proporción de poliéster o nylon son resistentes, se deben lavar con agua fría y tenderlos a la sombra. La seda y el lino no admiten temperaturas altas ni centrifugado y debe plancharse sin vapor. El lino es preferible lavarlo a mano y a 40 º.
  • Utiliza el programa rápido de lavadora para lavar tu ropa de diario, prendas delicadas o el uniforme de trabajo de todos los días.
  • Con el tiempo, algunas prendas tienden a amarillear. Recupera su blanco original con bicarbonato, leche, vinagre o zumo de limón. Una opción es dejarlos en remojo durante una hora en un recipiente con tres cucharadas de bicarbonato disueltas en un litro de agua templada, a continuación, lava como siempre en la lavadora.
  • Para neutralizar el olor a sudor en la ropa no tenemos más que mezclar medio jugo de un limón con la misma cantidad de agua y aplicarlo en la axila de la prenda con una esponja o un paño humedecido con la mezcla. Dejar que actúe durante quince minutos y a la lavadora.
  • Si la mancha es de grasa o aceite debemos recurrir a los polvos de tacto y espolvorearlos sobre la mancha para que la absorban. Es importante dejarlos actuar, al menos durante un día.
  • Las manchas de sangre suelen ser las más difíciles de retirar. Poniendo un chorrito de agua oxigenada en la zona afectada y dejándolo en reposo una media hora para que actúe, no quedará ni rastro.
  • Añadiendo agua oxigenada a la lavadora conseguirás que el resultado tras lavar las cortinas sea de un blanco espectacular. Una vez lavadas si se cuelgan todavía húmedas quedaran completamente lisas y así evitaremos su planchado.
  • Los edredones y nórdicos, por su tamaño, quizás no quepan en la lavadora por lo que la mejor opción es llevarlos a la tintorería. En este sentido, nosotros os recomendamos que recurráis a Lavatur, puesto que además de ser una empresa española, lo cierto es que goza de una gran reputación entre sus clientes por la calidad de sus servicios.
  • La ropa delicada como sujetadores, medias, seda… es mejor lavarlos a mano, pero si no hay tiempo para ello, en el mercado existen unas bolsas especiales para su lavado en lavadora… “et voilá”, asunto resuelto.

¿Cómo guardar las toallas en el baño?

A todos nos resulta muy agradable cuando entramos en un baño y lo vemos perfectamente limpio y ordenado, y una cosa que siempre nos gusta es ver las toallas perfectamente colocadas, para lograrlo lo mejor es doblarlas por la mitad haciendo un cuadrado, luego se vuelve a doblar por la mitad en la parte corta, cogiendo el otro extremo y doblándolo hasta la mitad y repitiéndolo. Las toallas de mano se pueden enrollar y colocar dentro de un cesto, quedaran muy vistosas.

Consejos para comprar limpieza online

El catálogo de productos de limpieza en el mercado nacional e internacional es sumamente grande. A diario nacen nuevos productos y todos dicen que nos ayudarán a realizar mejor la limpieza de nuestro hogar, fábrica u oficina.

Con estas condiciones, parece complicado ir al hipermercado y encontrarnos con una góndola de limpieza. Factores como no decidirse o contar con poca información hace que sea bastante complicado elegir de forma segura.

Vamos con algunos útiles consejos o información que ayudará a elegir los productos que adquirir:

Hay que intentar no elegir productos que tengan etiquetas donde aparezcan palabras como “corrosivo” o “venenoso. Puede parecer algo evidente, pero muchas veces dejamos pasar estos consejos. Hay productos que para quitar el óxido en los hornos tienen etiquetadas este tipo de palabras.

Hay que elegir siempre que se pueda por los productos que están concentrados. Lo que hacen es reducir el impacto en el ambiente de los envases y con los que ahorramos si lo comparamos con otras alternativas que no son tan concentradas. Con todos estos productos hay que ser precavidos y usar cantidades que se recomiendan para la dilución.

Por todo ello hay que dejar de utilizar productos que tengan fragancias artificiales. El caso es que se suelen elegir por la gran sensación de limpieza que dejan sus fragancias, siendo preferible elegir los productos que dispongan de una reducida cantidad de compuestos orgánicos de carácter volátil. La fragancia de carácter artificial de los productos pasa a evaporarse y pueden terminar causando irritaciones de carácter respiratorio o desencadenar asma.

No hay que obsesionarse con los denominados agentes antibacterianos. Los productos con adición de estos agentes no tienen eficacia contra la gripe o demás virus como se piensa.

Son productos que no tienen más protección si lo comparamos con el clásico jabón común. Hablamos de esa clase de ideas falsas que hacen que paguemos más dinero del que se debe gastar.

Fundamental utilizar desinfectantes cuando se necesite. Para ello tenemos que tener la seguridad de que se usa de forma correcta y saber que esta clase de compuestos es bueno para limpiar, pero también de gran toxicidad, pues se diseñan para matar organismos vivos.

Con toda la información que tenemos, es más fácil adquirir productos de limpieza, para así tener más capacidad de juicio para todo lo que pueda beneficiar a nuestro hogar, fábrica u oficina.

Cómo utilizar los desinfectantes correctamente

Cuando se quiere que las cosas queden bien desinfectadas, hay que pensar en los siguientes factores. Vamos con los siguientes puntos:

Principio general

Algo que podríamos decir que es normal universal para usar los desinfectantes, es que hay que contar con las herramientas más adecuadas para hacer un buen trabajo. No nos olvidemos que puede pasar que los gérmenes sean cautos y cuidadosos. Existen desinfectantes que se han diseñado de forma específica para luchar contra las bacterias y así tener un efecto limitado para luchar contra los virus, además de otros que luchas contra una gran catidad de virus diferentes.

Las tres reglas básicas

Hay que saber utilizar bien los desinfectantes para aplicarlos bien, pues como nos dicen desde Stocknet Valles es la mejor manera de saber provecho. Por eso este motivo es tan importante una buena utilización. Vamos con ellos:

Humedecer Todo

Hay que tener claro que los desinfectantes actúan únicamente donde se aplican. Pensemos que existen superficies que se deben rociar totalmente a fin de limpiarlas. Hasta los objetos que son huecos se deben sumergir en una solución desinfectante.

Cuando los productos de limpieza no llegan a todos los sitios, no se puede hacer más, salvo quitar la suciedad antes de desinfección. En este sentido, lo mejor es usar agua.

Tiempo de actuación

Algo que debemos saber es que los desinfectantes actúan únicamente por un tiempo determinado. Existen gérmenes que son bastante resistentes. Los ingredientes precisan de un tiempo concreto para actuar y así poder desplegar los efectos. Así deben seguir los tiempos que indiquen las etiquetas para cada producto desinfectante. Dependiendo del desinfectante, las indicaciones van a ser distintas.

Dosis correcta

Los desinfectantes son eficaces, pero utilizando las dosis necesaria. Hay soluciones que son concentradas y otras que no, listas para utilizarse. Los desinfectantes que están concentrados, deben diluirse antes de que se utilicen.

Cuando se usa una dosis no muy fuerte, el desinfectante no funciona. Cuando la concentración es muy alta, se irá formando una película o la superficie puede llegar a estropearse por los ingredientes abrasivos.

Fecha de caducidad

Muchos de los desinfectantes disponen de fecha de caducidad. Si se usa el producto una vez pasa esa fecha deja de ser seguro, por lo que es mejor comprobarlo antes de utilizarlo.