Ventanas de PVC, el mejor aislamiento

Si ha llegado el momento de cambiar las ventanas de tu hogar, el la hora de elegir las que te ofrezcan las mejores calidades. Teniendo en cuenta que la elección de las ventanas va a incidir directamente en el ahorro energético, contar con un buen aislamiento térmico y acústico, es una prioridad.
isotipo

Si ha llegado el momento de cambiar las ventanas de tu hogar, el la hora de elegir las que te ofrezcan las mejores calidades. Teniendo en cuenta que la elección de las ventanas va a incidir directamente en el ahorro energético, contar con un buen aislamiento térmico y acústico, es una prioridad.

Para conocer de primera mano cual es la mejor inversión que se puede hacer en lo que a ventanas se refiere, hemos contado con la ayuda de los expertos de Crearsur. Con su asesoramiento, hemos descubierto las ventajas que ofrece el PVC frente a otros materiales y la importancia que puede tener el vidrio a la hora de reforzar esas propiedades térmicas y acústicas.

A nivel ecológico, las ventanas de PVC ofrecen esa versatilidad que puede convertir una vivienda normal, en una eficiente. Al menos, más eficiente. En comparación con otros materiales como el aluminio, el aislamiento térmico que ofrece es con mucho, bastante superior. La capacidad que tiene el PVC de mantener ese salto térmico entre exterior e interior, permite que las viviendas mantengan mejor la temperatura.

Instalando ventanas de PVC, siempre que sean las adecuadas y estén correctamente instaladas, consigues que el calor que se genera en la vivienda mediante el uso de la calefacción, no se pierda. Ese detalle, conlleva un menor gasto en calefacción ya que la vivienda, al encontrarse herméticamente cerrada, no necesitará incrementar la temperatura para mantenerse cálida. Igualmente sucede con el aire acondicionado. El aislamiento térmico que generan las ventanas de PVC también favorece ese mantenimiento de la temperatura en frio.

La propiedad aislante del PVC, no permite que el calor sea transmitido a través de él. Para que nos entendamos, los cables de la luz siempre van cubiertos de plástico. Eso es así porque no presentan propiedades conductoras. Sin embargo el aluminio si conduce el calor al igual que otros materiales. Por tanto, para la fabricación de ventanas, el PVC ofrece mucho mejor aislamiento térmico al no ser un material conductor, si no aislante.

Otras propiedades

Respecto a otra de sus grandes propiedades, el aislamiento acústico, también son una ventaja. Instalando unas ventanas de PVC obtendrás esa tranquilidad de estar en tu casa sin escuchar el ruido de los coches o la calle en general.

¿Por qué ofrece esta particularidad? El aislamiento se consigue a través del hermetismo. Las ventanas de PVC, se diseñan de un modo que sellen la vivienda y la conviertan en una estancia hermética. Al diseñarse y fabricarse con cámaras de aire internas en los perfiles, tanto el ruido como la energía térmica se amortiguan.

Tanto las hojas de vidrio como los perfiles, van soldados entre sí en lugar de atornillados o rematados con silicona como suele hacerse. Esto contribuye a lograr esa estanqueidad que impide que el aire se filtre por las pequeñas fisuras que puedan quedar con otro método de sellado.

La hermeticidad se asegura además, instalando unos sistemas de doble o triple junta de goma en los cierres de la hoja al marco. Con este sistema, se aumenta la hermeticidad mencionada.

Los perfiles fabricados en PVC admiten acristalamientos especiales, compuestos por doble o triple hoja y laminados con vidrio butiral. El uso de este tipo de vidrio laminado, reduce notablemente la entrada de ruido, ofreciendo igualmente un excelente aislamiento térmico y una máxima seguridad.

Adquirir ventanas de PVC ofrece una amplia gama de complementos para instalar en las mismas. Todos fabricados para incrementar esa hermeticidad y aislamiento de la vivienda.

Múltiples ventajas

Indudablemente, instalar ventanas de PVC es una opción excelente frente a otros materiales. Constituyen un aspecto ecológico aplicado a los hogares y contribuye a ser más responsables con el medio ambiente. Al conseguir ese ahorro energético, se está luchando contra la huella de carbono. Con su instalación, ganamos todos.

Otras de sus muchas ventajas son la seguridad que ofrecen, su elevada resistencia al impacto, los refuerzos interiores con los que cuentan y la cantidad de elementos que pueden añadirse para lograr una mayor seguridad son muchos. Desde contar con llave y cerradura de seguridad hasta acompañarlas de persianas también de seguridad.

La resistencia que presentan frente a las desavenencias meteorológicas y los agentes atmosféricos como la humedad, la contaminación o la lluvia. El ya mencionado ahorro energético que influye directamente en el ahorro económico.

Su instalación es verdaderamente fácil y sencilla, no requiere obras aparatosas, no genera escombros y se realiza de forma rápida. Gozan de unos niveles y estándares de calidad inigualables, ya que la mayoría cuentan con certificados AENOR o Passivhaus.

Por otro lado la cuestión estética, tan importante para que no desentone con el resto del hogar. Las ventanas de PVC ofrecen diferentes acabados, desde colores lisos hasta imitación madera. Su limpieza es fácil y no requieren de un gran mantenimiento como ocurre con otros materiales.

Al ser fabricadas con un material alta y fácilmente reciclable, se ahorran costes de todo tipo, tanto en la producción como en la adquisición de materias primas para su fabricación. Igualmente su durabilidad es superior a otros materiales, lo que vuelve a incidir en sus costes de producción.

Con su instalación, el compromiso que debemos mantener con el medio ambiente se multiplica. Contribuyendo de forma ostensible en la reducción de la emisión de dióxido de carbono.

Por lo tanto, si unimos las ventajas del PVC a las del vidrio, en cuestiones de aislamiento, conseguimos unas ventanas de lujo, a costes más reducidos. La inversión a la larga se ve amortizada por su durabilidad. Lo más probable es que no tengas que cambiar de ventanas en muchos, muchos años.

Si lo que buscas es aislarte del frio, del calor, del ruido de la calle y mantener tu vivienda cálida o fresca y silenciosa, sin duda, la mejor opción es hacerte con ventanas de PVC. No solo lograrás tener tu casa a la última, obtendrás muchos beneficios a nivel aislamiento y por tanto, una mayor eficiencia energética en tu vivienda.

Tanto si el momento es este, como si se trata de algo que debes hacer en un corto o medio plazo, cuando toque cambiar las ventanas, no lo dudes: el PVC es una de las mejores opciones.

 

Comparte: